LA SOCIEDAD RURAL GUALEGUAYCHÚ, EN RESPUESTA A LA ASAMBLEA AMBIENTAL

0
35

Días pasados la Asamblea Ambiental Gualeguaychú dio a conocer un documento titulado ‘Se terminan los tiempos, las alertas y la paciencia’, donde enumeraba una serie de factores que a su criterio debían ser atendidos en materia ambiental, muchos de los cuales coincidimos plenamente. Entre ellos, se colocaba a la producción agrícola como una de las amenazas, entendiendo que los nuevos métodos utilizados podrían vulnerar el ambiente, al tiempo que ponía en tela de juicio las acciones de las gremiales rurales.

Desde la Sociedad Rural Gualeguaychú (SRG) respetamos y rescatamos la enorme labor que hace más de una década viene realizando la Asamblea Ambiental.  Es más, nuestra entidad integra el Foro Ambiental y muchos de los socios participamos de dicha Asamblea. Nuestra intención no es enfrentarnos a ella, sólo que necesitamos dejar aclarado públicamente –al igual que ellos lo hicieron- una serie de aspectos en lo atinente a la labor de la SRG y de los productores en general.

Lo primero que debemos enfatizar es el hecho de que los productores nos adaptamos a los actuales modos de producción, como nos adaptaremos al que llegue en el futuro. Dicho esto, queremos destacar que los productos utilizados cuentan con la aprobación y habilitación de los organismos sanitarios de nuestro país. Usamos productos que tienen el visto bueno de los profesionales y científicos argentinos y los usamos dentro del marco legal vigente.

Ahora bien, como ya lo hemos hecho público en reiteradas oportunidades, no avalamos a los productores que no hacen bien las cosas, poniendo en riesgo el medio ambiente. Estamos de acuerdo con los controles y con el uso eficiente, seguro y racional de los fitosanitarios. Apoyamos las buenas prácticas agrícolas porque somos custodios de nuestro entorno.

En este contexto, resulta sumamente necesaria la participación eficiente del Estado entrerriano a los efectos de controlar y castigar a quienes se apartan de las buenas prácticas agrícolas. Es un claro rol del Estado el ejercicio del poder de policía, y a decir verdad, durante mucho tiempo ha tenido enormes falencias en esa obligación.

Siguiendo con la búsqueda de un ambiente sano, hemos solicitado en innumerables oportunidades que el Estado entrerriano reglamente la ley a la que adhirió respecto de los Centro de Almacenamiento Transitorio (CAT), para un eficiente descarte de los bidones de fitosanitarios. Hasta ahora, no hemos logrado que ello suceda.

Repetimos una vez más: los productores rurales tampoco nos oponemos a la agroecología. Pero ese es un sistema para casos de agricultura muy puntuales. Y la Municipalidad intenta experimentar sobre una idea inaplicable para la mayoría de los cultivos que se realizan en nuestra zona a gran escala. En ese punto, desde la Asamblea han atendido nuestra prédica cuando sostienen que estas medidas deben ser prudentes y consensuadas,  llegando  a  acuerdos  con  plazos  determinados,  dando tiempo  a  los  productores  para adaptarse. Cosa que no sucedió lamentablemente y hoy lo pagan decenas de familias rurales.

En definitiva, lo que queremos dejar en claro es que no somos cómplices del deterioro del medio ambiente. Tampoco es verdad que privilegiamos el lucro, por sobre la salud y la vida. Somos productores agropecuarios que trabajamos según las reglas de juego vigentes, atadas a un sistema global de producción, que no elegimos ni vitoreamos.

Por último, estamos dispuestos al diálogo permanente, a la búsqueda de consensos y en ese marco, estamos a disposición de la Asamblea Ambiental para reunirnos cuando lo consideren pertinente a los efectos de discutir con madurez estos temas tan importantes para nuestra vida cotidiana.

 

SOCIEDAD RURAL GUALEGUAYCHÚ

 

Dejar respuesta